¡Sé lo que hicisteis en la última apertura!

0
872

El pasado sábado día 5 de noviembre tuvo lugar la apertura de nuestras vecinas, la tan esperada cita, que sirve como fiesta de ensayo para la gran apertura del Bartolo. En representación del Bartolo fueron al acto vistiendo sus mejores galas, algunos se ponían traje y corbata por primera vez en su vida, y otros, con más canas, volvían a ponerse la beca azul y a estrenar, en el mejor de los casos corbata, ya que el traje probablemente estuviese más que amortizado.

El acto tuvo su parte académica y una inesperada parte festiva. Cuando terminaron los brillantes discursos de los ponentes, la Tuna del Distrito Universitario de Granada apareció por la puerta del Salón de Actos. El repertorio fue clásico, y en mitad de la actuación tres tunos, algo más jóvenes y con poco recorrido (alguno diría que eran novatos) tuvieron (por encargo de los tunos algo más mayores) que sacar a bailar a las señoritas allí presentes.

La cena consistió en un cocktail frío, aunque tenía mucho más de frío que de cocktail. La cena comenzó a las 21:30 y terminó a las 21:40; se ve que tenían prisa por sacar los postres porque se estropeó la nevera, es la única explicación que encontramos.

Pero no cabe duda que uno de los mejores momentos de la noche fue, cuando en mitad de la cena, la Tuna y un grupo de colegiales comenzaron a cantar el himno del Colegio. Prueba de ello es el vídeo que a continuación dejamos.

Horas después comenzó la fiesta, y la barra libre. El culpable de todos los hechos que relataremos a continuación fue: la escasa cena, aunque algunos apuntan a la barra libre también.

El primero que entró por la puerta de la discoteca fue Cupido, cargadísimo de flechas. Al parecer Cupido tenía mas citas aquella noche, y tuvo que apresurarse, tanto que gastó todas sus flechas en la primera media hora. El más joven de nuestros colegiales, tanto en edad como en estatura, encontró rápido el amor, y además lo encontró en el centro de la pista de baile. La discoteca entera también fue testigo de como otro colegial, que ya había preparado el terreno durante toda la semana en el banco de calle San Jerónimo, compartía algún beso con una vecina. Sería imposible relatar todo lo que pasó, por su extensión, pero sólo diremos que algunos colegiales, mayores unos, y adscritos otros, también fueron víctimas de Cupido.

Mención especial para el altísimo número de colegiales, especialmente los que vivían por primera vez una apertura, que intentaron mucho pero consiguieron poco, más bien nada. Pero mención doblemente especial recae en un colegial, de primer curso, al que su nombre se le relaciona con el de un país de Este. Este colegial parece que no fue alcanzado por ninguna flecha, así que tuvo que sacar el su propias redes, recogiendo al final únicamente combinados de bebidas espirituosas.

Desde la redacción de esta revista animamos a todos los que asistieron a que no se desanimen, quedan muchas fiestas. Recordamos también a los dos colegiales que cayeron en combate, los cuales, al parecer, tenían mucha prisa aquella noche por volver a sus cuartos, pero tuvieron dificultades para encontrarlos.

Recordad, nuestra apertura está a la vuelta de la esquina y estaremos allí para contarlo…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.